EL ZORZAL

Modificado el: 29/10/2013 Imprimir PDF

Tengo un zorzal adentro. Me lo dio el horizonte.

Hizo nido en mi alma porque era como el monte

y algo huraña le daba su propia libertad.

Por él, adentro llevo predio, río y aurora.

Canta en su venturosa prisión y a veces llora

cuando por mis pupilas se asoma a la ciudad.

 

Suele sufrir nostalgias de sol y cielo abierto.

No cambiara de jaula por más que fuese bella.

Siempre sus cantos dice: -Antes que preso, muerto!

(Y voluntariamente canta en las manos de ella…)

 

Indigente de alma, millonarios de oro,

villanos vestidos y con mucho metal…

Aunque me diesen todo su sonante tesoro

no les diera una sola pluma de mi zorzal.

 

¿Que les regale el canto?... Así el astro regala

su luz, sencillamente, desde que en él está.

No es lo mismo hacer música que enajenar el ala,

algo que mi divino zorzal jamás hará.

 

Decís que tengo un pájaro dentro de la cabeza,

mientras medís el lienzo con metro irregular…

Tengo lo que vosotros no tenéis: la riqueza

que el alma pura y noble dilapida en cantar.

 

Llenaría de versos vuestro papel de estraza

como poniendo música nueva a vuestra ilusión.

Trabajad para el vientre copioso de la raza.

Yo seguiré cantando para su corazón.

 

Vosotros podéis mucho. Tenéis oro de sobra.

En cambio a mí la vida suele tratarme mal.

A veces me dominan la angustia y la zozobra

por culpa del metal.

 

Como el mejor regalo para la compañera

que parte con la mía su vida sideral,

bajo de siete llaves yo tengo una quimera

que es casi luminosa, celeste y musical…

 

Un sueño grande y triste que hace que más la quiera,

un ritmo a flor de labio y un canto de zorzal.