HERIDAS

Modificado el: 11/09/2017 Imprimir PDF

donde hay agua, hay vida

donde hay un soplo, el origen


 

lamerse la herida

como el gato

que apoya la lengua áspera

sobre la pelambre y se limpia

sería sencillo

si fuese la piel el sitio

soplar suave ahí para el alivio

en ese dolor de tallo quebrado

donde supura la savia

mientras los labios simulan

otra herida y el beso

va sanando el corte

en el recodo del gajo

 

pero comparar para qué

si no hay órgano visible

donde se apoye la herida o la cura

y la cicatriz que no se palpa

es apenas un indicio

del paso del tiempo