PENAS DEL OLVIDO

Modificado el: 22/09/2019 Imprimir PDF
Eternamente, amor mío, mis labios que se callaron se secan de esperar tanto tiempo, han pasado los días de fingir esa calma que te regalaba mi ilusión y el día en que me pediste sonreír en el adiós. Si cada vez que me siento frente al mar me destruyó en la orilla de su arena suave, mi corazón no quiere comprender esa despedida. He llegado a quererte por tu solo nombre. No sería bueno sembrar el odio de estas sombras que me acosan desde tu partida. ¿Y si me vuelvo niño para poder llorar? Para convencerme de no morir en esta luna roja de agosto. La vida pasa como las nubes en las tormentas que no amainan. Y estoy vivo, sigo latiendo, sigo respirando ,por si recuerdas regresar a mi cuando una sinfonía de grillos cante a la noche, porque aún arden tus besos en mi piel.
 
De "Somos Creativos" (2019)