LAS CUEVAS DE ALTAMIRA

Modificado el: 17/05/2011 Imprimir PDF

    Picasso antes de morir las vio frente a sus ojos 
                      el Marqués de Sade las perseguía detrás de las paredes de 
                      la cárcel donde escribía sus delirios 
                 Yo, más modestamente, las veo a cada rato con sus búfalos rojos 
                 respirar ansiosamente en las paredes negras 
                      donde crecen algas húmedas por el vórtice de la edad 
                 Yo también sé, sin pretensiones, que ellas no cesan de perseguirnos 
                  en el sueño 
                                   cuando aletean sus branquias hermosas y 
                                   singulares 
                                   únicas 
                                   irrepetibles 
                                                hablan el idioma de los cuerpos enamorados.