MONOS EN EL PARQUE ÁVALOS

Modificado el: 21/05/2011 Imprimir PDF

 

        No estuvieron en San Juan de Puerto Rico bañándose

        en el mar de las fosforescencias

        no recorrieron el Museo del Espacio de Washington

        con amigos inteligentes y jamás cometerán

        el pecado de soberbia.

                             En cambio

        desde los árboles del Parque Ávalos se mueven

        con una experiencia singular

        gritan saltan

        se despulgan tiernamente sobre los turistas

        y así mueren sabiamente al margen de la historia.