YBIRAPITÁ

Modificado el: 21/05/2011 Imprimir PDF

 

       El Ybirapitá es un árbol que da grandes sombras a

                          Ulyses

       cada vez que regresa en busca de Itaca; navega

       entre las sirenas que enloquecen sus viajes intercontinentales

       y con sus bellos ojos de mujer

                     lee los manuscritos que el héroe dibuja obstinadamente

                     en un mapa de islas

                     que los otros ven en navegaciones diurnas

       y que ella, la africana Rama Kan, con negros tordos en la copa

       cambia como en un caleidoscopio según sus arrebatos como le dije

              esta mañana

              al entrar al Jardín botánico

              cuando al lado

       del frondoso ybirapitá de los anhelos

       pude conversar en medio de un torbellino de auto

                                                                  móviles que pasaban sin hacer

                 caso a los semáforos a las miradas de los vecinos de la ciudad

       real, quienes comentaban esa conversación entre Ulyses y Penélope

       que como el ybirapitá destejía el telar de una manera risueña

       volvía a colocar las agujas debajo de su

       brazo y se marchaba rápidamente al compás de músicas que habían

       crecido en ese cruce de avenidas:

       extraños soles pequeños diálogos que crecen a la sombra

                                                                                               [del gran árbol

                 de la mitología de sus llamados, cada vez que al concentrarse le

                 reprocha sus viajes sus ausencias sus navegaciones y hace volar

                    los tordos del pecho en la inmensidad del año que termina.

                         Cuando se abrazan de nuevo el ybirapitá e Itaca entra en

                         una furiosa alegría y así Homero

                                                           lo cuenta en la Odisea.