MALLARMÉ

Modificado el: 13/05/2011 Imprimir PDF

 

                      Los egipcios dejaron mensajes

                      en las pirámides y

                      cuando Nefertitis murió

                      un médico le tocó sus labios

                      con sus dedos amarillos de tabaco

                      y dibujó una sonrisa en la cara

                      de la momia,

                      ahora los turistas del Museo Británico

                      también sonríen al verla

                      sin entender por qué se comunican;

                      yo utilizo una máquina de escribir

                                     (eléctrica)

                      y a veces, no siempre, doy con la palabra justa,

                      otras veces la electricidad me pierde

                      en seres pequeños

                      que alejan demasiado

                      el sonido secreto de una luna sobre el jardín (literario)

                      que se convierte en sombras

                      adentro de los huesos.

                      Él, utilizó los dados

                 y de un solo golpe

                 no pudo abolir el azar

                                        sobre las pirámides del poema