EL MUDO O LA INVASIÓN DE LOS PERSAS

Modificado el: 13/05/2011 Imprimir PDF

 

Cuando recupere el habla voy a escribir un ancho poema

 sobre los Persas que invadieron el continente de tu cuerpo

soplando, así empezó la cosa, tu flequillo para que se

                                                         [abriera y dejara tus ojos

en una posición fetal antes de que huyeras por las

                                                                   [hondas campiñas

     verdes, en un caballo donde montabas

                                                                        exquisitamente.

                                                     Sólo me ocuparé entonces

de la risa que te provocaba en esos momentos el juego

                                                      de la silla entre las piernas

mientras yo desde el suelo, bajo los sicomoros del momento,

disparaba mis flechas contra tu corazón metido como un

                                     músculo elástico debajo de la camisa.

 

     El espacio del poema

será ancho pero no ajeno a la fiel servidumbre que

                                                                                  una mujer

mundial merece según las reglas de la objetividad

     o del deseo como fuerza positiva de los tajamares

                                                                           que adornan la

     polémica sobre el color local;

     será inconcluso porque creo que el poeta cuando

                                                                        rompe su mudez

escribe como Orfeo de esas sombras del Hades que se

                                                                             mueven entre

     la neblina, sobre el campo de golf o en el aeropuerto.

                                                                                  Y Eurídice

     arrastra la mortaja de los infiernos

     que cubre su sexo dormido “como un capullo en el atardecer”

con una complejidad que nace de los arcos

     y las flechas persas del subconsciente.

 

             Mudez, tartamudeo, registro de las angustias de una conversación

     que nadie escucha, la poesía.

Conocimiento desbocado y loco, como un

     galope tendido hasta que el caballo se cansa y al rodar

arroja al jinete como una perdiz muerta de cuyo pico

       surge

         el último silbido.