Novedades

18/08/2008 - CADA VEZ SON MÁS LOS LIBROS PRODUCIDOS POR SELLOS DE PARANÁ

 

Javier Bendersky y Paola Calabretta, de Ediciones de la Intemperie, señalan que en Paraná el mercado para autores locales es restringido.

 

Por Julián Stoppello



Informa: "El Diario" de Paraná

 

La sociedad entre escritores con ambiciones de mostrar sus trabajos y editoras independientes que sirven de vehículo para llevar adelante esa empresa, ha generado en los últimos años una abundante producción de títulos hechos en Paraná. En los tres últimos años, sin contar las ediciones de autor, han sido más de 50 los libros editados por cuatro sellos independientes de la ciudad.

 

En Paraná son al menos cuatro los sellos editores independientes que cada vez con mayor frecuencia dan forma y vehiculizan los proyectos de autores locales que pretenden exhibir sus creaciones literarias ante el público de la zona. 
Es más que importante la cantidad de trabajos editados en los últimos tiempos y buena parte de ellos tienen como impulsores estos sellos que se dedican, en especial, a brindar servicio de diseño, gestionar la impresión y también a la difusión del material. 
En décadas pasadas, para un autor ignoto llegar al privilegiado formato de libro no era otra cosa que un sueño lejano. Según el secretario de Cultura de la Provincia, Roberto Romani, directamente era impensado “que un joven editara un libro con sus primeros intentos literarios. 
Primero pasaba por una publicación en el diario del lugar o alguna publicación regional”, detalla.
En ese sentido, también según Romani, en las décadas del 60 y 70 -y antes también- fueron muchos los escritores que se foguearon en las páginas literarias de los diarios tradicionales de Entre Ríos. Incluso muchos de los talleres de esos medios de comunicación resultaron imprentas que editaron el trabajo de numerosos autores. 
“Los libros se hacían en los tiempos libres de los diarios y muchas veces con el mismo papel. Los primeros libros de Juanele (Ortiz) eran absolutamente artesanales. Uno sentía que todo se hacía en casa. Lógicamente no tenías ninguna posibilidad de hacer una cosa tan atractiva, además no contabas con la tecnología, era precario, pero daba su resultado”, recuerda Romani. 
Si bien los sellos independientes no son una novedad, con las facilidades aportadas por las nuevas tecnologías al servicio del diseño del material escrito y de su impresión, en los últimos años han aparecido varios emprendimientos que apuntan, fundamentalmente, a dar a conocer la producción de artistas locales. 
Las editoriales independientes no tienen un propósito netamente comercial, el objetivo es promover el material y abrir un circuito de comercialización para los artistas que deciden ingresar al mundo del libro. 
En ese sentido, no cuentan con el capital necesario para solventar los todos gastos que ocasiona la impresión de los textos y su distribución, al modo de las grandes editoriales. 
En la mayoría de los casos, con distintos matices, su tarea se vincula a prestar un servicio de diseño gráfico, asesoramiento, algo de gestión y posibilidades de difusión. Aunque todos apuntan a ir optimizando el servicio en cada una de esas facetas. 

ALGUNOS NÚMEROS. Ediciones del Clé fue fundado por el docente, músico y escritor Ricardo Maldonado en 1988 y, desde la primera tirada de folletos de cuentos y poesía hasta hoy, ya son más de los 80 los trabajos editados por el sello que también produce y distribuye, hace 17 años, la revista El tren zonal. 
Ensayos, trabajos de investigación, poesía, cuentos, novelas y reedición de obras agotadas, siempre de autores entrerrianos, han encontrado en el sello de Maldonado las facilidades necesarias para alcanzar el formato libro.