Novedades

20/09/2012 - DISTINCIONES Y EDICIÓN PARA LUIS SALVAREZZA

En este trabajo  analizamos la presencia de  “La serpiente y la calavera” y su simbolización  en la arquitectura, estatuaria y ornamentación  funeraria de cuatro Cementerios de Entre Ríos: el de Concepción del Uruguay (1856), Concordia (1897), Gualeguay (1848) y Nogoyá (1860).
    Las citadas imágenes no son predominantes en ninguno de los cuatro cementerios relevados. Cuando las hallamos descubrimos su relevancia, la que generalmente unifica lo artístico, simbólico y social.
    La presencia de la serpiente y de la calavera  parecieran, una enroscarse y deslizarse y la otra rodar o caer,  por  los panteones más importantes y antiguos (algunos declarados Patrimonio Histórico) o en los  sitios donde han sido enterrados hombres de jerarquía socio política, económica e intelectual del ámbito de las ciudades citadas.
    La serpiente, ya se ha expresado, recorre la historia de la humanidad desde la antigüedad a nuestros días y su simbolismo goza de gran ambigüedad; su interpretación es  tan escurridiza y sinuosa  como ella misma, aunque siempre, más allá de sus  innumerables facetas o matices, se la asocie con la “vida” o  la “muerte”.
    Dice de lo terrenal, el inframundo, el mal, las tinieblas, la tentación, el pecado  y la muerte aunque también y por ser el símbolo de la medicina hace referencia a la salud, la regeneración y la resurrección,  es decir la vida.
    También  es sinónimo de sabiduría, meditación  y poder.
    Cuando se muerde la cola  hace referencia a la unidad de la materia, a lo eterno, a lo sin fin y nombra al “uroboros”. Con sus dos serpientes arrolladas y enfrentadas sobre una varilla sostenida por un par de alas al “caduceo o vara de Mercurio” y se transforma en el símbolo más importante de la alquimia y enroscada al bastón de Asclepio o Esculapio  representa al dios de la medicina, la curación… y alrededor de un cáliz  hace referencia a la “Copa de Higeia”, la diosa de la salud y es símbolo de la farmacopea.
    La simbolización de la calavera también oscila entre la vida y la muerte, la culpa y el perdón, a la vez que despliega a lo largo de la historia innumerables variaciones dentro del cristianismo, la masonería y otras religiones e instituciones.


“ITINERARIOS” ES UN RECORRIDO POR LAS EMOCIONES, LAS PASIONES, LOS AFECTOS, POR EL SER POÉTICO DE LUIS ALBERTO SALVAREZZA. LOS CUATRO ELEMENTOS CITADOS EN EL SUBTÍTULO, HACEN REFERENCIA A LOS CUATRO ELEMENTOS VITALES Y UNIVERSALES: EL AGUA, EL AIRE, EL FUEGO, LA TIERRA QUE APARECEN POÉTICAMENTE EN LA ESCAMA, EN LA PLUMA, EN LA SANGRE Y EN LA PIEDRA. DE ESTOS ELEMENTOS ESTÁ CONSTITUIDA SU POESÍA: SERENIDAD, PROFUNDIDAD, VUELO, PASIÓN, DOLOR, AMOR, SOLIDEZ.EN ESTE LIBRO APARECEN DISTINTOS PERÍODOS DE SU OBRA, DIFERENTES TEMÁTICAS, MIRADAS, ABORDAJES, PERO CON EL MISMO COMPROMISO CON LA ESCRITURA QUE LE OTORGA UN LUGAR INDISCUTIDO EN LA LITERATURA CONTEMPORÁNEA.LA COSMOGONÍA CHANÉ Y EL ESPÍRITU CHARRÚA Y MBYÁ ATRAVIESAN EL ANCESTRAL BARRO Y SU HISTORIA OLVIDADA LATE EN NUESTRA SANGRE. UN RECORRIDO POÉTICO POR LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS, LAS TRADICIONES Y RITOS QUE GUATEMALA, HONDURAS Y COSTA RICA ATESORAN SE TRANSFORMA EN UN UNIVERSO DONDE LA POESÍA ES LIBRE, EXULTANTE, VIBRANTE, PASIONAL. NOS ASOMBRAMOS CON UN BESTIARIO QUE EXPLOTA EN VOCES, EN COMPARACIONES, EN MITOS, EN COLORES, AMORES Y PASIONES. NOS CONMOVEMOS E IDENTIFICAMOS CON UNA POESÍA MÁS ÍNTIMA DONDE APARECE SU INFANCIA, SUS AFECTOS MÁS ENTRAÑABLES Y CERCANOS, DONDE DESNUDA EL AMOR, EL DOLOR, LA SOLEDAD, EL MIEDO, LA NOSTALGIA.CELEBRAMOS ESTOS “ITINERARIOS” DE LUIS ALBERTO SALVAREZZA QUE SEGURAMENTE TRANSITAREMOS MÁS DE UNA VEZ.DIJO ALGUNA VEZ BORGES QUE NO RECORDABA DEFINICIONES DE POESÍA, SINO EJEMPLOS DE LA MISMA. ESTOS “ITINERARIOS” SON ESO: UN EJEMPLO DE POESÍA.BETINA SCOTTO 

 


 

NOCHE N° 2: “Mildred Burton”.

      Mildred Burton,  la que se nombró de “inefable”, “inclasificable” y “paradigmática”;  la que Luisa Mercedes Levinson  “disfrazó de niña mala” y Jorge Ledesma “enjauló en su bestiario”…, nació en Paraná, E. R., el 28.12.1942 y falleció en Bs. As. el 30.08.2008.

      Estudió música, (conocimientos que le permitieron cargar de sonidos, instrumentos, vientos y danzas, contorsión, luna y oscuridad, sus telas), grabado (profundizar la beta de la madera e irse por las ramas o hundirse por las raíces)  y dibujo, en su provincia natal y escultura en la Escuela “Ernesto de la Cárcova” de Bs. As.

      Expuso desde 1972 hasta su muerte en más de 450 salones municipales, provinciales, nacionales e internacionales de América Latina, Europa y E.E.U.U. En bienales y trienales y los museos y centros artísticos y galerías  más prestigiosas del país y el exterior.

      Dictó clases, recibió becas[1] e innumerables y prestigiosos premios[2] e ilustró innumerables obras: de su quijote se dijo que es una marioneta de largos bigotes que remite a los naipes españoles; de Jorge Ledesma ilustró sus libros “Yo acuso al invasor” (Planeta, 1988), “Adiós al árbol” (Planeta, 1990), “La luz gay” (Beas Ediciones, 1993) y “El hombre zanahoria” (Ameghino, 1997) y de Luisa Mercedes Levinson “El último zelofonte” (Sudamericana, 1988), entre otros.   E integra el patrimonio de los Museos y colecciones más importantes del país y de otros muchos[3].

       Amó y lloró haciendo un otro entre ríos con sus lágrimas.

      Entre la maraña o frondosidad de la palabra “innumerables”…, un día menos gris que el de hoy, ilustró un poema de mi autoría, “El Internado”, que se publicó en la Revista “Debate” donde una pirámide sostiene las herramientas del agro y una ronda diferente, horizontal, de jóvenes desnudos custodia y alza vuelo; publicación donde ambos colaboramos durante varios años.   

       Días atrás el arquitecto, artista plástico y amigo Marcelo José Vázquez me obsequió para que tambaleé desde una de las paredes de mi departamento en el Antares, casi  otro cielo, la obra que comentaré de esta artista que se  negó a ser ubicada entre los “surrealistas” e integró el grupo de “posfiguración” junto a Jorge Alonso,  Diana Dowek, Norberto Gómez, Alberto Heredia y Elba Soibelman,   para definirse como un “ser sin fronteras” y vivir sus últimos años en una casona del irresistible e itálico barrio de  La Boca o ese laberinto o arcoiris de conventillos que nombra también a Quinquela Martín, Fortunato Lacámera y Alfredo Lazzari, donde convivió con veinte perros, una tortuga, una paloma viva y otra mía que latía y muchísimos fantasmas.

       Una artista cuyo talento, creatividad, originalidad, pasión, disimulada perversidad y audacia le permitieron proyectar innumerables metáforas o irrealizables arquitecturas donde la convivencia, amalgama o abrazo de dispares elementos, ficticios, fantásticos y reales, generalmente de apariencia falsamente inocente conjugaban una mirada crítica sobre la realidad social y política.

        Una artista con mucho de maga y bruja, carnicera o intacta cirujana con claroscuras reminiscencias irlandesas, que supo crear una atmósfera de extrañamiento, fabulación o utopía, de tranquilidad o paz pero con un interior en tormenta,  donde envolvía moscas, bichos y pequeños penecitos y no pececitos o ubicaba, entre flores, gasas y terciopelos,  pequeños reptiles, corazones y cerebros y construía con órganos  antropomórficos vehículos, personajes, objetos, atuendos…, siempre sobre los blancos encajes y puntillas de la inocencia.    

        Comprometida, contestataria, jugando a hablar de ella o su obra  en tercera persona como si no fuera ella o la artista. Que tuvo su Biodrama “Barrocos retratos de una papa” y en la Estación Dorrego de la línea B de subterráneos realizó un mural donde innumerables monstruos se hunden en el arte de amerindia o quedan en ese inframundo.

        Una artista que nos hace pensar  en  Max Ernst y René Magritte, a los que manifestó admirar. Que cuando observamos o  recorremos sus dibujos, su cielo o laberíntica geografía,  nos hace recordar las barrocas, consteladas  abigarradas ilustraciones  de “El Libro de Kells”, ese que realizaron los monjes celtas hacia el año 800,  que en la lejanía, dice de sus ancestros.           Esta artista que nunca dejo de ser entrerriana pero que es del mundo.

Breve análisis de “Niña con paloma” (técnica mixta, 19 x 25 cm., 50 x 57 cm., 1976).

       Este inquietante dibujo de Mildred Burton tiene algo de Picasso y de Maddonni. Y recuerda  el no menos inquietante sobre “El Internado” donde también elevó un pájaro que se hizo flecha, zigzag de luz, fuego, verticalidad o rayo. El niño que se nombraba  allí algo perdía a la vez que inauguraba otras alturas, otro cielo. A propósito de Picasso,  las llenó de paz y Maddonni  las montó sobre las cabezas u hombros preferentemente de las mujeres. Digo la paloma, atributo de Venus y Afrodita,  que se abraza a la cabeza de la niña a la vez  que anula la “preposición”, y niña y paloma se metamorfosean y en la quietud ensayan no sé qué extraño vuelo o caída  y en el silencio no sé qué doloroso zureo. Digo de esta  obra que esconde ramas y se hace nido, palabra, poema. La paloma no le trae precisamente  una rama de olivo sino una perla. Es la niña la que la ha perdido. De qué otro cielo hablan sus ojos y de qué nácar es la inocencia. Siempre las flores diciendo de la  primavera, ese otro renacer  o los homenajes.
                                                                                                        



[1] - En 1997 obtiene la Beca a la Creación del Fondo Nacional de las Artes y en 1998 la Beca a la Creación de Fundación Antorchas, Bs. As., Argentina.

[2] - Gran Premio de Honor, VII Salón Nacional (Bs. As., 1972); Gran Premio “Marcelo de Ridder” (Bs. As., 1974); Premio a la Artista del año, Asociación Argentina de Críticos de Arte (Bs. As., 1982); Gran Premio de Honor “Prilidiano Pueyrredón”, Municipalidad de San Isidro (Bs. As., 1984); Jornadas de la Crítica Internacional MNBA, Premio “Siemmens” ( Bs. As., 1992); “93 Bienal Internacional de Arquitectura y Diseño de Bs. As.”- C.C. Recoleta, obtiene el Premio Proyecto (1993); Primer Premio, Premio “Günther”, MNBA (Bs. As., 1997); Premio “Los Maestros”, Fundación Amalia Lacroze de Fortabat;  Primera Mención, Bienal Costantini, MNBA (Bs. As., 1998); Primer Premio, Universidad de Palermo (Bs. As., 1999); Proyecto y proyectoide, MNBA (Bs. As., 2001) y Diploma al Mérito, Premio Konex (2002), entre otros.

[3] - OBRA EN COLECCIONES,  FUNDACIONES Y MUSEOS: Museo Prov. de B. Artes “Pedro E. Martínez” (E. R.), Museo Prov. “Martiniano Leguizamón” (E.R.),  Museo “Fernández Blanco” (Bs. As.),  Museo “Eduardo Sívori” (Bs. As.), Museo de Arte Moderno (Bs. As.),  Museo de B. Artes “Manuel de Rosas” (Junín, Bs. As.),  Museo de  B. Artes “J. C. Castagnino” (Rosario, Sta. Fe),  Museo de B. Artes  “Rosa Galisteo de Rodríguez” (S. Fe), Museo de Arte Contemporáneo (Bs. As.),  Museo de B. Artes de Mar del Plata (Bs. As.),  Museo de  B. Artes de Luján (Bs. As.), Museo “Emilio Caraffa” (Cba.), Museo Arte religioso “Juan de Tejeda” (Cba.),  Museo “Genaro Pérez” (Cba.), Museo “Nicolás Avellaneda” (Tucumán),  Museo Prov. de B. Artes (San Luis), Museo Prov. de B. Artes (Chaco) y Museo Prov. de B. Artes (Misiones), entre otros.
EXTERIOR: Museo de Colón (España)- Museo “Grand Palais” (Francia)- University Art Museum (Austin- EEUU)- Museo Fundación Rally (Punta del Este, Uruguay) - Museo B. Artes Montevideo (Uruguay)- Museum of Modern Art (San Francisco EEUU)- National Gallery of Fine Art. (N.Y.- EEUU) - Museum of Fine Art (New Orleans- EEUU)- Museum of Modern Art (Ohio-EEUU)- Corcoran Art Galley (Boston- EEUU) – Museo D’Arte Brasileiro Penteado (San Pablo-Brasil) - Musée Ville Parisis (París-Francia)- Museo Fundación Miró (Barcelona-España) –Instituto P. Domecq (México)- Museo B. Artes Caracas (Venezuela)- Museo B. Artes Valencia (España)- Museo Arte Contemporáneo Madrid (España)- Museo Arte Americanista (Uruguay)- Künst Aka de Mie (Alemania) - Museum of Modern Art (California-EEUU) - Museo de Arte Moderno (México) - The Bronx Museum of Art (N.Y.-EEUU) – “Alvar Aalto” Museum (Finlandia)- Moderna Musset (Suecia) - Museo D’Arte Moderno (San Pablo-Brasil)- Museo “La Tertulia” (Colombia)- Museo de Arte Moderno de Bucamaranga (Colombia)- Museum of Latinoamerican Art Essex (Inglaterra)- Museo del Tesoro de la Sacristía (Vaticano) y  Museum of Fine Art (Toronto-Canadá), entre otros.
COLECCIONES Y FUNDACIONES: Colección Fundación “Lorenzutti”(Arg.) - Col. Fundación “Steinberg” (Arg.)-Fundación “Coca Cola” (Arg.) - Col. “Günter” (EEUU) - Col. Fundación “Pirovano” (Arg.)- Col. Fundación de “René Avilés Fabila” (México)- Col. Fundación “Fortabat” (Arg.) - Col. Fundación “Blisniuk” (EEUU) - Col. Fundación “Konex” (Arg.)- Col. Universidad de Palermo (Arg.) - Col. “Juana Mordo” (España) - Col. “Bonino” (Brasil) - Col. “Leo Burnett” (EEUU)- Col. “Ricardo Estévez” (Arg.) - Fundación “Carbide” (Arg.) - Fundación “Navarro Correas” (Arg.) - Col. Fundación “Chandon” (Arg.) – Col. “René Whithoff”  (Bruselas-Bélgica) - Salas de Exposiciones “Coimbra” (Portugal)- Fundación “Wiener Secession” (Viena-Austria) - Fundación “Gröte Kirk” (La Haya-Holanda) - Fundación “Körn Feld” (Berna-Suiza) y Fundación Arte y Tecnología (Madrid-España), entre otras.