Novedades

14/01/2013 - PANZA VERDE EDITA "MANO A MANO CON LA CULTURA ENTRERRIANA"

En su 26° aniversario, la revista concordiense Panza Verde edita una serie de entrevistas realizadas a personas dedicadas al arte y que residen en Entre Ríos. Lo celebramos y reproducimos el prólogo.

 

Panza Verde presenta

26 años de entrevistas

MANO A MANO CON LA CULTURA ENTRERRIANA

Después de 26 años, podemos recordar lo que escribíamos a fines del ‘86, en el primer número de la revista ¿Por qué Panza Verde? Tomemos el título como una acepción: ¿Por qué el nombre y por qué una revista para la provincia? Si bien encontramos el origen de la denominación panza verde, aludiendo a las ariscas brigadas de soldados entrerrianos que abrochaban blancas pecheras completando su tradicional indumentaria y que, en acciones bélicas, reptando sobre la gramilla de nuestro paisaje la pigmentaban con el color que predomina en nuestro suelo, la versión que más se ha extendido y difundido se refiere a los entrerrianos tomadores de mate. Panza verde no es una casualidad, ni una ofensa, ni un mero antojo. Panza verde, heroico apodo en su germen en la lucha contra el invasor y en su deformación jocosa por la de andar con el termo debajo del brazo, silbando en el pico la extraña borrachera, que es auténtico. Tenemos en nuestra historia, un ejemplo que va más lejos: cuando la oligarquía porteña llamaba con desprecio a las milicias civiles de Pancho Ramírez como "Las Montoneras", estos aceptan el mote, el que luego sería pronunciado con respeto por los contrarios y con orgullo por los entrerrianos. La difusión del apelativo en ambos casos se puede ver como una afirmación de nuestra identidad que necesariamente no todos comparten, como la República de Entre Ríos, el Federalismo bien entendido y la violencia del hambre. Panza Verde no viene a llenar un vacío, como se dice tradicionalmente, sale a luchar por un lugar. Tomemos como dato esta realidad: el 99% de las revistas se editan en la Capital Federal. No se disculpe, amigo lector, si está enterado en detalles de la intimidad de la nobleza europea, del jet-set vernáculo y cuanta frivolidad anda suelta por ahí, pero sabe que nuestra provincia sólo es noticia cuando sufre la periódica catástrofe de las inundaciones o algún accidente que despierte el morbo. Sucede que a quienes manejan el monopolio de la información, centralizado en Buenos Aires, les resulta más redituable ocupar-se de la realidad internacional, que invertir la mirada al resto del país. Sin deslindar la responsabilidad que como periodistas nos corresponde, la intención deNPanza Verde no es la crítica fácil ni las soluciones utópicas, más es la de resaltar y dar a conocer el accionar de gente que lucha por una provincia activa con visión amplia e integradora, sin fanáticos localismos, juntando los pedazos de nuestra provincia, nación y Latinoamérica borrando las divisiones unilaterales para aprender nuevamente a sumar… para ser más.

La editorial de nuestro primer número de la PV continúa, pero creemos que esta parte era necesaria para que, luego de 26 años, poder trazar un paralelismo de lo que ayer escribíamos y de lo que hoy estamos haciendo.

El libro es una síntesis -en entrevistas- donde se recuerda lo publicado en PV con gente de la cultura entrerriana relacionada con el teatro, la música, la literatura y la historia (Marcelo Leites, Hernán Pirro, Alberto Felice, Aldo Vercellino, Carlos Aguirre, Fernando Belottini, Adolfo Golz, Juan Meneguín, Ismael Dri, Rubén Fracalossi, Carlos Miggoni, Juan Carlos Rossi, Marta Zamarripa y Socorro Barcia). Los entrevistados no solamente hablan de su tra-yectoria, de sus obras, sino también de los que dejaron sus huellas y de los que vienen, ampliando el horizonte en el tiempo sobre la rica historia cultural entrerriana.

El equipo periodístico de ayer a hoy de la revista: Gonzalo Acosta Tito , Juan Casís,  Sebastián Pittavino, Ignacio Bosero, Alejandro Palacio, Carlos Miggoni, Rubén Bitz, Verónica Nardín, Julio Maidana, Nicolás Solari y Victoria Scheurmann. Las ilustraciones son de Nicolás Passarella.