Novedades

15/01/2010 - EDITORIAL ELOÍSA CARTONERA PUBLICÓ A POETA ENTRERRIANO

Tomado de: www.inventario22.com.ar

Ver imagen

 

 

Manuel Podestá fue editado con el particular estilo de un sello que tiene en su catálogo obras de Ricardo Piglia y César Aira, entre otros prestigiosos autores.Uruguayita se llama el poemario del escritor paranaense de 25 años, que todavía espera el encuentro con su obra publicada, con tapas de cartón, colores llamativos y una poesía hecha de río, recuerdos, ternura y tormentas.

 


Manuel Podestá se topó con el desembarco de la editorial Eloísa Cartonera en Paraná, el sello que impulsa el reconocido escritor Santiago Vega, alias Washington Cucurto. La conversación fue breve, debido a la exasperante timidez del artista bonaerense, pero de aquello quedó un contacto, una línea, un mail.
Tiempo después Manuel vio una convocatoria de la editorial y envió sus poesías a Washington Cucurto: unas 50 o 60 poesías “sueltas”, como dice él, más un bonus track con Uruguayita, un poema extenso, de unos 180 versos.
“Yo le mandé ese mail a Washington Cucurto; lo leyeron y me dijeron que querían armarme un librito. Y bueno, así fue todo. Rapidísimo y bello”, describe Manuel Podestá. La sorpresa sobrevino, de todos modos, unos días después. Una amiga del poeta le envió un mail con la fotografía del libro: Uruguayita ya había sido editado y circulaba en las librerías porteñas que trabajan con el sello.
“Aún yo no tengo el libro. Me dijeron desde la editorial que me iban a mandar algunos, no sé cuántos, no creo que muchos. Así que veré cuándo puedo conseguir y cuántos ejemplares más podré tener en mis manos. Por lo pronto sé que tiene publicado una especie de poema largo llamado Uruguayita, que a su vez le da nombre al libro. En la editorial se encargan de hacer el trabajo de edición correspondiente así que no sé cómo quedó finalmente el libro”, comenta el autor.
Manuel Podestá tiene 25 años y escribe desde que la memoria le ofrece imágenes de su niñez. “Pero, así, seguido, asiduamente, más dedicado, escribo hace tres años”, dice.
Ahora el poeta espera el encuentro con su obra, con tapas de cartón, pintada de colores llamativos, trabajada a mano, como todo lo que publica la editorial de Cucurto.
“No creo que tenga circulación en librerías de aquí. Sí en Buenos Aires. Seguro en Aristóbulo del Valle 666, en el barrio de La Boca, donde funciona la cooperativa de trabajo, y quizás en algunas librerías de Buenos Aires donde habitualmente se venden los libros de Eloísa Cartonera, aunque eso depende del modo de distribución que tengan”, señala el poeta. De todas formas, con ingresar al blog maravillasyhorrores.blogspot.com, el lector podrá hallar una buena muestra de la poesía que pergeña Podestá desde hace tiempo y que ahora ve la luz, tras el rebelde cartón de Eloísa Cartonera.

Qué es Eloísa Cartonera
Todo comenzó en una pequeña, casi imperceptible, librería situada en el barrio de Almagro bautizada “No hay cuchillo sin rosas”. No se trataba sólo de una nueva editorial. En este lugar los objetos a la venta serían manufacturados y pintados a mano por cartoneros a quienes los fundadores de Eloísa Cartonera les compraban el cartón, los mismos que después se encargarían de crear y pintar a mano cada ejemplar. Así se desarrolló la que ellos consideran la editorial más colorinche del mundo.
Washington Cucurto junto a Javier Barilaro, entre otros artistas poligénero, escritores y poetas urbanos fue uno de los creadores de Eloísa Cartonera que vio la luz cuando corría el 2002. Y el proyecto inicial creció dando trabajo a personas de bajos recursos pero, también, dándole empuje a la literatura, de autores conocidos y a escritores noveles e ignotos.
“El cartón se compra a $1,50 el kilo, cuando habitualmente se paga $0,30. Y por la realización, los chicos cobran $3 la hora de trabajo. El proyecto pretende generar mano de obra genuina, sustentada en la venta de libros. No posee financiación de ningún otro tipo”, se lee en el sitio de Eloísa Cartonera.
Cada ejemplar es único y está pintado con temperas multicolor. Con un catálogo que ellos califican “puntiagudo” con textos de autores argentinos consagrados como Ricardo Piglia, César Aira o de los nuevos como Washington Cucurto, Dani Umpi y Gabriela Bejerman, entre otros, que ceden sus obras a este emprendimiento con vistas a la transformación social.
Ahora la editorial se mudó al barrio de La Boca y funciona en un local de Brandsen 647. Allí se hacen los libros y muestras de arte.
Esta usina de libros e ideas está abierta a todos aquellos que quieran acercarse, de lunes a viernes de 13 a 18, a editar sus obras para formar parte de algo que comenzó como una editorial y epicentro de manifestaciones artísticas, y muta al compás de los cambios sociales.

Una poesía

El camino del río

Un poema escrito en los márgenes de un diario.
El pésimo tarareo de una melodía conocida.
Las vías y el tren de nuestras miradas
en una clase de la facultad.
La promesa de un viaje imposible.
Las lágrimas por un golpe bajo
en una peli.
El juego de cosquillas, nuestras risas.
Eso era el amor: el caminito del río,
el agua besando tus pies.
 


Fuente: El Diario